Cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.
Para saber más, consulta nuestra Política de cookies

SOS: El peque podría tener otitis infantil

Publicado por claso 19/04/2019 0 Comentarios

otitis infantil

Desde que ha empezado la guardería, el rey de la casa llega más cansado y con mil batallas que contarte. Es normal que sea el primero en irse a la cama pero a ti, la otitis te quita el sueño.

No es una leyenda urbana que en las guarderías hay más concentración de infecciones, causadas por los virus que se contagian fácilmente. Las defensas de los niños todavía están en pleno desarrollo así que hacer frente a las infecciones les cuesta mucho más. Pero, ¡que no cunda el pánico!

 

Lo que nos gustaría dejar claro en el artículo de hoy es que la otitis infantil no es contagiosa en sí misma, pero sí los resfriados que a menudo la acompañan. Así que, no deberías llevar al niño a la escuela/guardería durante los primeros días para evitar su propagación. Es mucho mejor esperar a que los síntomas del resfriado disminuyan, el oído no duela, no tenga fiebre y ya se encuentre bien para incorporarse a su rutina.

 

En términos generales, lo que funciona para las infecciones es llevar a cabo hábitos preventivos como lavarse las manos con más frecuencia y hacerlo también con los juguetes. Si hubiera adultos enfermos, habría que separarlos de los menores.

 

La otitis media aguda es la infección del oído medio causada por bacterias o virus que entran hasta el espacio aéreo del oído medio desde la garganta y nariz, recorriendo la Trompa de Eustaquio. A partir de ese momento, empiezan a multiplicarse produciendo un cúmulo de moco y pus que aumenta la presión en el interior del oído y distiende el tímpano. Por eso se muestra abombado y rojo cuando el pediatra lo observa con el otoscopio. Esta presión o inflamación de la otitis media es lo que le produce dolor.

 

Casi la mitad de los niños padecen alguna infección de oído durante sus primeros doces de vida. Muchos serán propensos a tener recurrencias, particularmente si sus padres o hermanos han padecido el mismo problema durante la infancia o si en casa se fuma. Además, muchas de estas infecciones de oído suelen acompañar a los resfriados de nariz y garganta que es lo que se contagia.

 

En este caso, no hay nada que los prevenga eficazmente aunque sí podemos evitar que la mucosidad producida por éstos se convierta en una otitis con pus con un tratamiento adecuado que podrá recetarte el pediatra de tu pequeño y con el que podrás bloquear la infección.


 

Especial atención si detectas que tu pequeño escucha menos. Dado que tras una otitis puede quedar líquido (mucosidad) en el interior del oído medio durante unas semanas, es posible que ocurra esta situación temporal. Comunícalo en la guardería para que sus profesores lo tengan presente y no te preocupes más de la cuenta salvo que la situación no mejore.


 

Se recomienda el lavado nasal con solución salina o suero fisiológico en catarro de vías altas, para limpiar la mucosidad de las fosas nasales y prevenir la obstrucción de la Trompa de Eustaquio, que comunica la nariz con el oído medio.

Antes de terminar, dos apuntes más:

 

  • Habitualmente, cuando tiene lugar una perforación timpánica con supuración, el dolor de oído disminuye de forma considerable, pero ello no indica que el proceso esté curado. Eso solo te lo confirmará un médico.

  • La mayoría de especialistas en otorrinolaringología no recomiendan los baños en piscinas con cloro si hay otitis de repetición. Algunos permiten la natación con tapones. En cualquier caso, no debería bañarse nunca sin protección en caso de perforación timpánica sin resolver.



Esperamos haberte resuelto algunas de tus dudas. Para nosotros también es importante dedicarnos a tu salud auditiva así que aprovechamos para recordarte que en este artículo encontrarás consejos para cuidar los oídos de tu familia.


Deja un comentario