Cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.
Para saber más, consulta nuestra Política de cookies

Hongos en los oídos: qué son, cómo detectarlos y tratamiento

Publicado por claso 31/01/2019 0 Comentarios Audición,

Hongos en los oídos: qué son, cómo detectarlos y tratamiento

 

Una de las infecciones más comunes (y más molestas) que afectan al oído humano es la otomicosis, también conocida como otitis micótica externa u oído de nadador. Se trata principalmente de una infección cutánea que afecta al canal auditivo externo y que tiene lugar debido a la aparición de hongos en el oído.

 

Origen de la otomicosis

 

Debido a su origen fúngico, la otomicosis es más común en zonas tropicales o de climas cálidos, pues es donde se dan las condiciones más favorables para la aparición y crecimiento de los hongos. Uno de los nombres más comúnmente asociados a la otomicosis, oído de nadador, nos da una pista de cuál es uno de los principales orígenes de esta dolencia, que no es otro que el agua: los hongos necesitan humedad y calor para crecer, y por eso una piscina en pleno verano es sin duda uno de los lugares de más riesgo. Aclarar, pero, que no es ese su único origen posible. La aparición de estos molestos hongos en los oídos también se puede dar debido al exceso de limpieza del cerumen o por la aparición/introducción de cuerpos extraños en la oreja.

 

Si nadar en aguas limpias o incluso tratadas ya supone un riesgo, huelga decir que hacerlo en aguas sucias o contaminadas multiplica ese factor de forma preocupante, siendo esa una de las primeras precauciones que recomendamos tomar, asegurarse que el agua está lo más limpia posible antes de dar un chapuzón. También es muy importante tener en cuenta el historial médico o de lesiones de uno mismo: aquellas personas con un sistema inmunológico debilitado, heridas previas en el oído (como pueden ser eccemas o problemas epidérmicos crónicos) o incluso enfermos de diabetes mellitus son más propensos a sufrir de otomicosis.

 

Existen cerca de 60 especies distintas de hongos que pueden ser responsables de esta lesión, aunque sin duda las más comunes son Aspergillus y Cándida. A veces, a la acción de estos hongos se le suma la de otras bacterias, creando infecciones más complejas de tratar.

 

Síntomas y Tratamiento

 

La sintomatología asociada a los hongos en los oídos incluye picor y escozor, el tener la oreja de color rojo (especialmente en la parte externa del canal auditivo) y, en algunos casos, la secreción de un líquido espeso que suele ser de color amarillo, aunque a veces también puede ser blanco o negro. Otras veces, la otomicosis puede provocar una sensación de tener el oído taponado, lo cual puede generar a su vez problemas auditivos.

 

Para tratar esta infección lo primero y más indispensable, además de visitar un médico especialista, es limpiar debidamente la oreja u orejas afectadas. En un caso óptimo, esta limpieza puede ser suficiente para eliminar los hongos del oído, aunque este no es siempre el caso. Así pues, puede ser necesaria la aplicación de gotas antifúngicas o incluso de antibióticos, dependiendo del grado de la infección.

Importante apuntar también que en caso de que la persona afectada de otomicosis esté utilizando un audífono deberá cesar momentáneamente su uso hasta que esta enfermedad esté completamente curada. Y cómo siempre decimos, si a pesar de esta información quieres asegurarte del todo y quieres consultarnos personalmente, contacta con nosotros sin dudarlo, pues te atenderemos encantados.

 


Deja un comentario